El cuarto día de la guerra…

“Sois asesinos de los niños. Todos vuestros crímenes contra la humanidad se están documentándose. Al igual como a todos los criminales de guerra os va a perseguir el tribunal internacional.” — este fue el mensaje que envió el capitán del barco de la Guardia marítima de las guardacostas ucranianas al barco ruso.

El 27 de febrero a causa de los ataques de los rusos han sido víctimas 210 personas, entre ellos 6 niños. Los militares rusos siguen destruyendo las casas de los civiles, puentes y otros edificios de la infraestructura civil. Los que pretenden es provocar unas seria de desastres ambientales locales.

Crece el número de los heridos. Ayer al hospital de Kyiv “Okhmadyt” llevaron a un niño ya fallecido. Los rusos matan a los civiles en los pueblos pequeños. Ayer por la noche a causa de los disparos murió Polina, una alumna de primaria, que iba en el coche con su familia.

Esta noche ha sido muy difícil para la región de Chernigiv, en el norte de país, donde el enemigo descargo sus armas contra una guardería.

Nuestro más sincero pésame y todo nuestro apoyo a las familias de las víctimas.

La nueva realidad es despiadada, los niños, como los adultos, tienen que temer a la guerra y a esconderse.

En lugar de un columpio en el patio, solo un «columpio» emocional. Siguen siendo niños y juegan, pero ahora su principal juego es esconderse de los ocupantes que disparan en contra de su país, de los que matan a sus padres.

Los niños están tratando de vivir sus brillantes vidas infantiles, pero bajo tierra. En los refugios antiaéreos juegan, ríen y duermen… en el suelo. La guerra les enseña a temer y esconderse, pero nuestro enfrentamiento les enseña a luchar y a no rendirse. Y nuestra victoria les enseñará justicia.

Somos conscientes de los problemas técnicos en nuestro sistema a causa de que nuestra página web está recibiendo muchas peticiones. Trabajamos sin descanso para poder atender a todos.

Muy pronto tendremos PayPal. Os explicaremos todo en seguida.

¡Muchas gracias una vez más! Cuidaros.